¿Cómo se fabrica un jabón ecológico? Parte II – Producción

Producción de un jabón: maquinado o artesanal

Tal y como avanzamos en la primera parte de este post, los únicos aspectos clave que pueden diferenciar a un jabón de otro son dos: su composición y el tipo de producción.

En cuanto a la composición, ya estuvimos hablando de ella en el post “Composición de los jabones: diferencias entre saponificación y bases industriales”. Sin embargo, todavía queda una parte muy importante de la que hablar. En este post, os vamos a dar las claves para poder diferenciar entre los jabones producidos de manera industrial o los artesanales.

Cuando hablamos de la producción de los jabones, o la forma de cortar las pastillas en sí, también existen diferentes formas de hacerlo: por un lado encontramos los jabones maquinados y por el otro, los jabones artesanales. No es algo fácil de identificar pero conociendo estas diferencias y peculiaridades, se pueden llegar a identificar fácilmente muchos de los jabones.

Los jabones maquinados tienen un proceso totalmente industrializado, habitualmente mediante una máquina extrusora de jabón. En ella se introduce la base de jabón, que bien es una base industrial comprada o bien una fabricación propia en caliente, en la gran mayoría de los casos. El resultado de este proceso es el recalentado y la compresión del jabón en finas láminas y posteriormente en barras de jabón, a las que luego en la misma línea de producción se les aplica un golpe seco para finalmente cortar, dar la forma, grabado y empaquetado deseado.

Esta producción es muy sencilla, rápida y económica; se puede llegar a fabricar un elevadísimo número de jabones al día, por lo que reduce muy considerablemente los costes de producir jabón. Con ella se obtienen todos los jabones que se ven el mercado con formas geométricas perfectas: redondeados, ovalados, figuritas…, incluso aunque la pastilla sea cuadrada, si tiene los cantos algo redondeados, se trata ya de este tipo de fabricación. Hoy en día es la forma de producir más habitual en el mercado de los jabones.

Las pastillas de jabón artesanal, como su nombre indica, tienen un proceso de elaboración mucho más manual y cuidadoso. La fabricación del jabón es tradicional, mediante saponificación, en frío normalmente, en la que los aceites se transforman en sales.  Transcurrida la primera reacción (mezcla y transformación de los ingredientes) se deposita el producto todavía líquido sobre moldes donde el jabón madura y solidifica. Tras varios días, cuando el jabón empieza a hacerse más sólido, se desmolda y se corta. El proceso de corte suele ser también muy manual, con hilos de acero inoxidable mayoritariamente. Estos jabones suelen ser siempre cuadrados o rectangulares, con formas rectas (incluso puede que con alguna imperfección precisamente por este proceso). En alguna ocasión se puede conseguir jabones artesanales con figuras si se han utilizado moldes de repostería en vez de moldes grandes, pero lógicamente son fabricaciones a nivel doméstico o a muy pequeña escala. Es un proceso que todavía algunos artesanos del jabón mantienen en la actualidad, pero es menos habitual por sus complicaciones y altos costes. Por último, es importante también tener las garantías de que el artesano/a que ha realizado el jabón lo ha hecho de manera profesional en materia de seguridad e higiene, y con los registros cosméticos correspondientes en regla.

En Jabones Beltrán, todos los jabones cosméticos Essabó los fabricamos en frío con aceites e ingredientes de primera calidad, dando lugar a un jabón con las propiedades de los mismos. Nuestros jabones reposan en grandes moldes (aprox. 150kg de jabón) y se cortan en barras y pastillas mediante un sistema de hilos de acero inoxidable con maquinaria de los inicios de la empresa, en el año 1922. Por ello estos jabones siempre tienen formas rectas; incluso pueden llegar a presentar algunas ligeras diferencias en el tamaño o grosor de la pastilla, precisamente por este proceso artesanal, que dura entre 7 y 10 días. Nuestra actividad y productos tienen el aval del Sello de Artesanía de la Comunidad Valenciana que acredita el carácter artesanal de la empresa, y cuyo sello se refleja en el etiquetado de los jabones.

Aunque nuestro proceso de fabricación es muy artesanal, disponemos de un proceso optimizado que nos permite ofrecer una importante capacidad de suministro, respetando siempre los propios tiempos de fabricación del producto. Igualmente, Jabones Beltrán realizamos todas las actividades de fabricación de jabón siguiendo las Buenas Prácticas de Fabricación Cosmética, exigidas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, así como también el Reglamento CE Nº1223/2009 sobre productos cosméticos.

El resultado son jabones de un alto valor cosmético y con una historia, una tradición y una persona detrás del producto que ha cuidado todos los detalles.

Próximamente encontrarás más información en el post  ¿Qué ingredientes necesita un jabón?

2 Comments

    • Hola David, muchas gracias por tu comentario. En este post hablamos de las diferentes formas que existen a la hora producir un jabón ecológico. Si quieres conocer más sobre los diferentes tipos de composición de los jabones puedes ver la primera parte de este artículo. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • No hay productos en el carrito.